UN REGALO LLENO DE BESOS

HACE algunos años, un señor castigó a su hija pequeña de tres años porque desperdició una envoltura  de papel dorado.



El dinero escaseaba por aquellos días, de manera que el hombre estalló con gran furia incontenible,  cuando miró a la pequeña tratando de envolver una caja para ponerla debajo
del Árbol de Navidad.

A pesar de eso, a la mañana siguiente,  la niña le llevó a su padre el obsequio y le dijo:  
" Tengo este regalo para ti papito"

Él se sintió tremendamente apenado de su reacción enfurecida.  Sin embargo volvió a explotar cuando al abrir su regalo, vió que estaba la caja vacía, no perdió la oportunidad y le gritó:  ¿ Acaso no sabes que cuando das un obsequio a alguien,  debe contener algo dentro?   La niña lo miró y con sus ojos inundados en lágrimas contestó:

¡No papá, no está vacía, mira, yo sople mucho y la llené de besos, todos para ti papito!

El padre sintió morirse, rodeo con sus brazos a su pequeña y repetidamente suplicó que lo
disculpara.

Se cuenta que este hombre guardó ese regalo de envoltura dorada, toda su vida, ahí cerca de su cama  y cada vez que se sentía triste y deprimido,  recordaba todo ese amor que su hija había puesto en la caja dorada y tomada un beso imaginario.

De alguna manera, todas las personas hemos recibido una caja dorada, repleta de besos, cariño y amor incondicional de las personas que nos aman: padres, hijos, hermanos, familia, amigos... y de DIOS.

Nadie  podría contar con mejor regalo que ese, todos contamos con esa bella caja dorada, pero ... acaso nos damos cuenta de ello?

Cada vez que te sientas, triste, decaído o  deprimido ... ¡No olvides tomar ese regalo
lleno de amor que te dieron!


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...